CÓMO USAR TU CICLO MENSTRUAL PARA CREAR LO QUE QUIERAS

CÓMO USAR TU CICLO MENSTRUAL PARA CREAR LO QUE QUIERAS… Y ADEMÁS MULTIPLICAR TUS DÍAS FELICES.

Si te has estado observando, así sea en lo más mínimo, ya te habrás dado cuenta de que hay momentos en tu ciclo menstrual en que te levantas con ganas de comerte al mundo y que tus proyectos se mueven a velocidades granDiosas; pero que también hay otros donde tu cama se convierte en un pulpo de mil tentáculos que no te deja escapar, lo que deja a tus proyectos igual de atascados que tú entre las sábanas. Pues déjame decirte que no eres tú, ni la cama, ni el frío que hace en la mañana. Ni siquiera es tu flojera. Son tus hormonas. Sí, tus hormonas hacen que al levantarte te sientas fresca como una lechuga, lista para tener un día genial o que sientas como si tu cama-pulpo acabara de vomitarte. (No 100% por supuesto, pero si tienen una gran responsabilidad. Ya se los explico)

Y bueno, esta entrada no sirve para decirte que hay una forma de evitar sentirte cansada y sin ganas de hacer nada en todo el día. Eso no es posible, ni un poquito. Tendrás que seguir lidiando con esa sensación, como todos las demás mortales. Lo que sí voy a decirte (y aquí es donde viene la parte genial) es cómo aprovechar los días en los que tu energía está al máximo, y por aprovechar quiero decir, saber cuándo ocurrirán para que puedas planificarlos adecuadamente y crear lo que quieras. Además, también sabrás cuáles son los días en los que tu energía está baja para que puedas darte permiso de descansar. Y como si eso fuera poco (y aquí viene la mejor parte) multiplicar los días de mucha energía. Sí, dije multiplicar. Yeiii😀

Recuerda que ya te advertí que no podías eliminar los días flojos, forma parte de ser humanas, pero nadie dijo que no podías tener más días fenomenales. Ou Yeah!

Empecemos.

Lo primero que hay que entender es que esta sensación de rueda de la fortuna, de estar arriba y luego abajo y luego arriba y así infinito, se debe a nuestras hormonas, más específicamente a las hormonas nuestro ciclo menstrual. Como ya seguro sabes, el ciclo menstrual tiene cuatro fases: menstrual, preovulatoria, ovulatoria y premenstrual. En cada una de estas fases se segrega una hormona específica y se manifiesta una energía psíquica particular. La energía psíquica correspondiente a cada fase de la menstruación la podemos entender con un arquetipo, sobre los que ya he hablado un montón de veces, así que voy a hacerlo de nuevo pero muy rápido, para que se entienda por dónde voy. Si quieres saber más tendrás que leer las otras entradas.

Cuatro fases, cuatro arquetipos.

La fase menstrual, la primera, que empieza con el sangrado, está asociada a la energía de la Anciana Sabia. Las características de esta fase son: lentitud, pesadez, cansancio, sueño, emocionalidad e intuición despierta. Sólo imagínate a esa abuelita cuchi que siempre te da el consejo que necesitas y entenderás clarito de qué va este arquetipo.

La fase preovulatoria, desde que el sangrado termina hasta que la ovulación ocurre, está asociado al arquetipo de la Doncella. Las características de esta fase son: jovialidad, alegría, energía, vitalidad, sensación de libertad y de que todo es posible. Una joven de entre 17 y 21 años (sin la amargura característica de los adolescentes de nuestra época) es un ejemplo perfecto para este arquetipo.

La fase ovulatoria, cuando la ovulación ocurre (obvio), está asociada al arquetipo de la Madre. Las características de esa fase son: ternura, empatía, ganas de cuidar/nutrir a los demás, energía madura y enfocada. Sé está muy claro y que no necesitas ejemplo, pero igual te lo doy: Madre abnegada (de nuevo, sin la amargura)

La fase premenstrual, que va desde que el óvulo se une al endometrio y empieza su desintegración hasta que comienza el sangrado y está asociada al arquetipo de la Hechicera. Las características de esta fase son: energía creativa acelerada, ganas de andar por nuestra cuenta enfocadas en nuestro proceso creativo (lo cual nos hace parecer gruñonas frente a los demás), reflexión sobre el entorno y especialmente sobre la propia vida. El ejemplo es: una mujer de 45-50 años cuyos hijos ya crecieron y decidió irse a viajar por el mundo. (Sí, así de bella puede ser la fase premenstrual <3)

Ahora, ¿cómo usamos toda esta información para aprovechar esas energías, alimentar nuestros proyectos, crear lo que queramos y multiplicar los días geniales? (Que es la razón por las que las traje hasta aquí)

Primero: Observar y anotar.

Así como si fuésemos investigadoras pero de nosotras mismas. Nos observamos cada día y vemos cómo nuestra energía va cambiando y vamos tomando nota de nuestras observaciones. Los arquetipos nos servirán de guía. Seamos flexibles, no son una regla.

Segundo: Agendar.

Una vez que hayamos observado por algún tiempo cómo vamos cambiando en nuestro ciclo, agendemos de acuerdo a eso, así aprovecharemos la energía al máximo.

Poner temprano en la mañana una reunión con alguien con quién tenemos diferencias es una idea TERRIBLE para un día de sangrado. Eso lo podemos hacer cuando nuestra menstruación termine y nos sentimos más amigables y tolerantes.

Y así con todo. A medida que vayamos probando que nos va mejor en qué fase, nuestros días buenos se irán multiplicando, porque sabremos con anticipación cuáles serán nuestros deseos e inclinaciones durante cada día del ciclo y estaremos trabajando en armonía con nuestra propia energía, usándola a nuestro favor y no en nuestra contra.

Algunas ideas sobre lo que me ha servido a mi al momento de agendar:6

  • Si no sé qué hacer con respecto a un proyecto, agendo reflexionar sobre eso durante mis días de menstruación. Durante esos días, mis sentimientos con respecto a todo están más claros y mi intuición está despierta. Además, puedo llevar a cabo las ideas que tuve en la fase de la Anciana, inmediatamente cuando el sangrado termine, lo que me permite comprobar, muy pronto, si estaba en lo correcto. (Para las impacientes como yo, esto es perfecto)
  • Si estoy empezando un proyecto y quiero hacer mucho en poco tiempo, agendo todas esas cosas para los días de la Doncella. Durante esos días, sé que estaré con más energía, lo que me permite hacer más en menos tiempo y así alimento la idea de que soy una supermujer. (Aunque sólo por algunos días, pero algo es algo)
  • Si tengo un proyecto estancado, agendo desestancarlo (esa no es una palabra, pero ustedes entienden) durante la Hechicera. Esto por dos razones: 1. Si lo que necesito son ideas nuevas que me ayuden a moverlo, la Hechicera me dará muchas, todas muy locas que creeré posible, pues durante esos días mi creatividad no tiene filtros y eso me emociona, así que las probaré hasta dar con un resultado. 2. Si al final no funciona, la Hechicera me permite descartar el proyecto sin ningún tipo de remordimiento. Win-Win!😀 (Lo último también es válido si quieres cerrar un proyecto y/o relación y no sabes cómo hacerlo. La Hechicera hará el trabajo sucio por ti. Advertencia: Si estás cargada de mucha rabia respecto a lo que quieres terminar, es muy muy posible que hieras a alguien. Úsala con cuidado.)
  • Si quiero darle atención a un proyecto y/o relación que he descuidado, lo agendo para mi fase ovulatoria. La Madre, dulce y nutridora es mi mejor aliada para mantener proyectos y relaciones. Ella me ayuda  a escuchar empáticamente a los demás y a querer ayudarlos.(Por si no te diste cuenta, la Madre te puede ayudar a reconstruir lo que la Hechicera destruyó antes. Pero ten cuidado con esta también, a la madre le cuesta deshacerse de los abusadores de tu vida)

Les dejo el material descargable Re-conociendo nuestros arquetipos que les facilitará registrar y agendar en armonía con su ciclo menstrual. ¡Que lo disfruten!

Tercer y último consejo (Para multiplicar los días geniales, este es el más importante):

Descansar, descansar, descansar. Y especialmente descansar cuando el cuerpo lo pide durante la menstruación.

Nunca haré demasiado énfasis en el descanso menstrual. Ni diciéndolo mil veces. Y sí, entiendo que a veces es difícil, porque somos supermujeres, superocupadas, supermodernas y blah blah blah. Pero no somos máquinas. Y definitivamente, no tenemos que estar activas, frescas y sonrientes todo el tiempo. ¿Recuerdan cuando les dije que no era posible? Bueno, es en serio, no lo es.

Descansar es la clave para hacer que nuestros días geniales se multipliquen. Si descansamos cuando nuestro cuerpo nos lo pide, así sea por poco rato, y especialmente si descansamos durante la menstruación, les prometo que se sentirán mejor durante el resto del ciclo. Sólo hagan la prueba. Ya ni sé cuántas mujeres me han dicho que es imposible para ellas descansar por los hijos, por el esposo, por el trabajo, por el perro y por el gato, etc. y cuando lo hacen, me escriben diciéndome que se sintieron  geniales. (Se los dije -.-)

Entonces recapitulando, los pasos son: 1. Observar y anotar, 2. Agendar de acuerdo con lo observado, 3. Descansar. Más sencillo, imposible y el impacto será increíble. Es en serio, no lo podrán creer.

Definitivamente, vale la pena probar.

FUENTE:MUJERES HECHAS A MANO

 

SI TE GUSTO ESTE ARTICULO PON UN ME GUSTA

SIGUEME EN FACEBOOK  PAGINA EL GRIAL DEL TAROT

SIGUEME EN FACEBOOK  PAGINA LA BRUJA VERDE

SI TIENES DUDAS DE AMOR, TRABAJO O QUIERES CONTACTAR A NIVEL ESPIRITUAL

Gracias por tu comentario