SACERDOTISAS DEL NACIMIENTO

Las doulas son mujeres, y a veces hombres, que acompañan a otras mujeres en el embarazo, parto, y posparto. Su trabajo consiste en prestar apoyo psicoemocional a las familias durante este proceso. Ellas no forman parte del personal médico por lo que están enteramente dedicadas al servicio de la familia en trabajo de parto. Sin embargo, muchas doulas se forman con conocimientos médicos para poder orientar a los futuros padres y ayudarlos a tomar decisiones informadas con respecto a su experiencia de embarazo, parto, y posparto. En este sentido, las doulas actúan como puente entre los médicos y las familias.

Tradicionalmente, este conocimiento sobre el embarazo y parto era transmitido de madre a hija y eran las mismas madres las que acompañaban y orientaban a la parturienta, pero cuando el embarazo y parto se convirtieron en un  evento médico, se expulsó a todes aquelles que no pertenecían al “personal capacitado”, lo cual hizo del parto un momento atemorizante, solitario, y doloroso para la madre. El regreso de la figura de la doula en los parto hoy en día se debe a la necesidad de ofrecer a las madres una experiencia de embarazo y parto más amorosa y tranquila. La presencia de la doula ayuda a que el proceso del embarazo, parto, y posparto sean más llevaderos. Muchas madres en este estado de vulnerabilidad se ven atacadas por los comentarios de las personas a su alrededor, especialmente aquellas que quieren vivir una experiencia de parto distinta. Las doulas brindan la confianza necesaria para que la madre tenga la experiencia de parto apoyándola y orientándola en cada paso.1

Además de la orientación y el acompañamiento en el proceso, las doulas también cuentan con herramientas para ayudar a la futura madre y padre a sobrellevar los procesos emocionales que se desencadenan a raíz del comienzo de esta nueva etapa. Miedo, rabia, y depresión son comunes en esta etapa, debido a que estamos adaptándonos a la nueva vida que comienza con la concepción del bebé. Miedo a morir en el parto, a que el bebé muera, al dolor de parto, a no poder parir, a no poder amamantar a no ser buen padre/madre y muchos otros más son de los miedos más comunes en este proceso. Cada uno de los integrantes de la pareja está pasando por un momento difícil que puede llevar a nuevos desafíos nunca antes planteados en la relación y que puede ponerla en peligro. De hecho, muchas parejas se separan luego de tener un bebé porque no saben cómo lidiar con este proceso, que se hace muchísimo más complejo si la pareja se encuentra sola y sin orientación. Por otra parte, si se vive en armonía, el embarazo, parto y posparto pueden llevar a un entendimiento profundo de las necesidades del otro y fortalecer la relación.

La primera vez que acompañé un parto y vi como esa poderosa mujer sacaba a su bebé de su cuerpo, sólo con su fuerza y el apoyo de su pareja, un bebé completo, con manos y pies, cabeza, torso, piernas, todo, completico, quedé impresionada. Fue tanto así que no lo vi cuando salió, el tiempo para mí se detuvo y quedé como flotando, fue minutos después recordándolo que entendí qué fue lo que pasó, y fue tan maravilloso que entendí por qué el parto se convirtió en lo que es ahora y convencieron a las mujeres que dejaran de parir y expulsaron a cualquiera que no hubiera pasado por la escuela adoctrinante.

El parto es poderoso, poderosísimo. Y ver a una mujer parir nos recuerda de qué estamos hechas.

Empezando por crear a un ser humano completo dentro de tu cuerpo (y tómate un momento para respirar e imaginártelo). Sentir a ese ser humano vivo, moviéndose dentro de ti, respirando cuando respiras, comiendo cuando comes y que le das todo lo que necesita, incluso creas un órgano, la placenta, para que ese bebé tenga todo lo que necesita sin las toxinas del mundo exterior. Y que luego de un tiempo, tu cuerpo te avisa que el bebé está listo para salir de su primer hogar. Y tú entras en un trance, real, natural, creado por tu propio cuerpo para conectarte con una fuerza que está más allá de tu compresión, de tu consciencia para sacar a tu bebé de tu cuerpo. Y pujas agarrándote del propio centro de tu ser, con tus entrañas, como nunca lo habías hecho pero obedeciendo a tu cuerpo que sabe exactamente qué hacer y de repente sale y tienes a tu bebé en tus brazos, completico, y te das cuenta de que están conectados, de que son uno y que así será siempre.

Y lo único que puedo yo pensar como doula es: ¡Qué arrecho, qué mujer mas arrecha!2

Y ese poder nunca se vuelve a ir. Ya la conexión está hecha y no hay vuelta atrás. Y entonces nos damos cuenta, como mujeres, de lo que realmente podemos hacer. Podemos crear vida, seres completos, funcionales, hermosos, a partir de sólo una semillita, así como lo hace la tierra.

Y yo, como doula, también vi el poder en los ojos de la madre que parió y lo supe: todas las mujeres deberían ver y acompañar a otras mujeres en sus partos.

Sacerdotisa de nacimiento.

Las doulas entendemos que el parto es un portal iniciático y que cada uno es distinto porque en él se refleja el viaje espiritual que cada mujer debe hacer para convertirse en madre.

Artista: Alex Grey

Cuando la mujer entra en trance  y se pone en contacto con el poder para sacar a su bebé de su vientre, también se enfrenta con su propia sombra. El miedo, la rabia, la desesperación, la niña herida y muchas otras cosas salen en este trance porque el parto es un portal-espejo en el que nos tenemos que ver reflejadas antes de poder atravesarlo, Y muchas veces lo que vemos es tan sombrío que creemos que no podemos hacerlo. Ahí es cuando sentimos la mano de la doula que sostiene la nuestra y nos guía en el proceso, un canto que nos muestra el camino, caricias que nos hacen olvidar el dolor, sostén cuando las piernas flaquean,  o una presencia silenciosa que nos confirma que podemos hacerlo y que todo irá bien, son algunas de las herramientas que usamos para acompañar en la presencia de la sombra.

FUENTE:MUJERES HECHAS A MANO

SI TE GUSTO ESTE ARTICULO PON UN ME GUSTA

SIGUEME EN FACEBOOK  PAGINA EL GRIAL DEL TAROT

SIGUEME EN FACEBOOK  PAGINA LA BRUJA VERDE

SI TIENES DUDAS DE AMOR, TRABAJO O QUIERES CONTACTAR A NIVEL ESPIRITUAL

 

Gracias por tu comentario